La Diputación Provincial de Zaragoza y la asociación Escan inician un proyecto de terapia emocional para mujeres maltratadas pionero en Aragón.

El proyecto Escan se basa en el tratamiento psicológico, de modo que el can deja de ser únicamente un propósito terapéutico para convertirse en un apoyo emocional. Para ofrecerlo, la DPZ ha invertido 12.000 euros. No solo beneficia a las usuarias, sino también a los menores que han sufrido los episodios de violencia en su propio hogar. Los lazos afectivos que se establecen y el cuidado diario que necesita el animal, el juego, el cariño, e incluso el simple desplazamiento a los lugares donde se imparten las clases de adiestramiento -que también ofrece la entidad- sirven para mejorar el clima doméstico.

Consulta aquí la noticia completa.

 

Fuente: Heraldo de Aragón