Con el objetivo de desarrollar una vacuna eficaz, se han estado monitoreando activamente los cambios genéticos y biológicos del virus. En 2020, se detectaron en China diversas variantes de virus de genotipo II con patogenicidad reducida en cerdos.

También se han encontrado VPPA de genotipo I de baja virulencia surgidos en cerdos en China en 2021. Por esta razón, cabe preguntar si existe la posibilidad de recombinación de estos virus en la naturaleza, y conocer los desafíos de las cepas recombinantes.

 

Para más info clicka aquí.