La caquexia crónica se detectó por primera vez en 1967 en ciervos bura en un centro de investigación de Colorado. Se ha confirmado en 32 estados, cuatro provincias canadienses, Corea del Sur, Finlandia, Noruega y Suecia.

Actualmente, esta infección mortal afecta sólo a cérvidos, pero a los expertos les preocupa que pueda propagarse a humanos y animales de granja no cérvidos. Por ello, el Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas (CIDRAP) de la Universidad de Minnesota es pionero en un proyecto multinacional para prepararse ante este posible salto.

Para más info clicka aquí.