Los centros veterinarios no tienen la consideración de centros sanitarios en la Comunidad Autónoma de Aragón al igual que sucede en el resto de España, lo absurdo de esta situación se pone de manifiesto en momentos como los actuales en los que una enfermedad zoonótica tan peligrosa como la rabia, que es detectada en primera instancia por los centros veterinarios, deja a estos fuera de la red de alerta y comunicación rápida con las autoridades sanitarias. Lo mismo sucede con otras enfermedades transmisibles al ser humano como la leishmaniosis, toxoplasmosis, hidatidosis o leptospirosis entre otras.

A raíz del Real Decreto 640/2014, de 25 de julio, por el que se regula el Registro Estatal de Profesionales Sanitarios (REPS), se obligaba a todos los profesionales sanitarios autorizados para trabajar en España, veterinarios incluidos, a incorporar sus datos al REPS. Sin embargo, el REGCESS no permitía la inscripción de los centros sanitarios veterinarios (CSV). El formulario encuadra a los CSV de forma errónea entre los llamados ¨centros no sanitarios¨.

Lo razonable sería que todos los centros veterinarios tuviesen la catalogación de centros sanitarios ya que son los principales lugares para la detección , comunicación y control de enfermedades transmisibles al ser humano. Es por ello que el ICOVZ ya solicitó a las autoridades sanitarias que incorporen a los centros veterinarios como centros sanitarios. Exige que se incorpore en la legislación de una forma efectiva el concepto One Health (“Una Sola Salud”) “estrategia mundial para aumentar la comunicación y la colaboración interdisciplinar en el cuidado de la salud de las personas, los animales y el medio ambiente, entendiendo que todas están ligadas entre sí”.