El texto publicado este pasado 8 de marzo recoge buenas prácticas en materia de investigación, gestión y comunicación en situaciones de alerta alimentaria, a la vez que clarifica los criterios y mecanismos de coordinación con las autoridades competentes.

Descárgatela clickando aquí